13 de agosto 2014 – A Mãe de Deus fala no dia de Fátima e Rosa Mística.

13 de agosto 2014 el miércoles. La Santísima Virgen habla en Fátima y Rosa Mystica

Anne: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. El altar brillante, como en todas las Expiaciónes en Heroldsbach, con una luz deslumbrante .

La Madre de Dios hablá:

Yo, vuestra Madre Celestial, vuestra Reina de las Rosas, hablo ahora a través de mi instrumento voluntario, obediente y humilde e hija Anne, que está en la voluntad del Padre Celestial y repite solo palabras que vienen de mi. Mi pequeño rebaño amado, mis  amados seguidores, mis queridos peregrinos de todas partes, especialmente en Heroldsbach, han tomado tantos esfuerzos en su viaje, para entrar en el canal de estas misericordias en mi lugar de gracias .

Mis queridos peregrinos, mis amados seguidores, he disfrutado mucho, que ustedes de nuevo hayan venido tan númerosos. Sí, ya saben lo que sucede en este bosque en Heroldsbach. Vuestra querida madre viene hacia ustedes. Ella está con vosotros. Ustedes lo sienten en lo profundo de sus corazones. Esta comunidad les hace fuerte. Allí no serán perseguido. ¡No! Su madre querida les fortalece cada vez más. Ustedes lo sentirán, y lo podrán transmitir a otros en su regreso a casa estas misericordias. No es sólo un día en que ustedes han recibido este amor, sino que lo pueden pasar constantemente. Vuestro corazón lleno de amor.

La comunidad cuenta, mis queridos. Todos ustedes están de la misma opinión. Ustedes pueden reemplazarse, porque el amor que llevan les soporta. Ustedes sabían, que volvería vuestra querida madre. Ella está aquí, ella está en Heraldsbach, aunque todo es diferente que antes. A mi pequeño rebaño amado también le gustaría regresar a este lugar de la gracia su madre querida Reina de las Rosas, pero no se les permite viajar hasta allí a causa de la prohibición. Es difícil para ellos adaptarse al presente, ya que han sido expulsados ​injustamente. Casi no pueden superarlo.

Una ves al mes, es el gran día del 12 a 13 todos ustedes se pueden alegrar. La Misa Tridentina en la Mulde (en el bosque) es algo especial. Qué gran alegría entra en sus corazones, si se le permite asistir a esta Misa. Es un regalo. Gracias a estas personas que organizan todo esto, que les han permitido, revivir una ves al mes esta Misa para poder persibir esta profunda felicidad. No esta sobre entendido, mi pequeños amados. A todos, los que trabajan allí para que ustedes puedan asistir, quiero expresar mi agradecimiento especial y que Dios los bendiga “.

Sí, mis queridos, van a fortalecerse. El amor debe seguir brillando. Se llenarán sus corazones. Sentirán que durante mucho tiempo este amor desbordante estará en sus corazones. Muchas cosas que tiendran que soportar con las enfermedades y penurias. Son sufrimientos que quiere el Padre Celestial. Porque como ustedes saben, muchos sacerdotes aún no se han arrepentido. Todavía están en la modernistica. Todavía quieren ir por el camino más fácil y tienen miedo que pueda ser que les quite un poco de ellos, que es el poder. Ustedes, mis amados hijos, dejen atrás el seglar.

Para ustedes es importante llegar a su madre querida y sentir lo sobrenatural. El cielo y la tierra se combinan en este bosque. Ustedes lo sienten y estan muy agradecidos. Con viento y lluvia irán allí, porque ustedes saben que vuestra reina de las Rosas les está esperando. Ustedes no desean dejarme sola. Mucho dolor que he sufrido como Madre Celestial y Reina de las Rosas en muchos años – y hasta hoy en día.

Este lugar en Heroldsbach es un gran lugar de peregrinación en Alemania. Sin embargo, no lo han entendido, pero el Padre Celestial guiará todo de acuerdo a su deseo y plan. Todo se va a cumplir, aunque ahora no puedan entenderlo. Difícilmente podrán entenderlo, porqué no puede seguir así, pero tendrán que mirar hacia el futuro. El Padre Celestial no siempre les a prometido que todo saldrá bien, mientras que continuen con sus sacrificios y su expiaciónes? Han sobrevivido la expiación. No es fácil para ustedes, pero da frutos. Cuanto más sacrificios, más rica será el fruto bajo estos sacerdotes, que no quieren creer.

El Padre Celestial tocará a muchos sacerdotes, porque yo soy la Reina de los sacerdotes y no voy a dejar de pedirle al Padre Celestial, para que por fin sean llamados santos sacerdotes. En la Modernistica no hay sacerdotes santos. Son adictos al mundo y viven en el mundo. Se han separado de lo sobrenatural. No existe para ellos y sin embargo, experimentarán milagros y veran vuestras obras.

Vuestra paciencia, amor y perseverancia irradiará a otros. Se darán cuenta preguntarán, ¿de dónde viene este pequeño rebaño y tanto coraje? Ellos no pueden entender que ustedes esten tan fuertes y soporten tanto con paciencia: Sus enfermedades, enfermedades a menudo graves. Ustedes no se lamentan, porque saben que su Padre Celestial los tomó como herramientas que necesita con vuestro sufrimiento. A través de vuestro sufrimiento pueden salvar a muchos sacerdotes especialmente si ustedes aceptan este sufrimiento y la enfermedad. Esto trae bendiciónes.

Muchos de ustedes ya han tenido enfermedades graves a sí mismo y no se queján, sinó estan agradecidos de que deben estar allí para el Padre Celestial. El es quien les fortalece en el Amor Divino. Y asi continuarán recibiendo más fuerza con los fracasos. No piensen que ustedes tienen que experimentar el éxito. ¡No! Sean agradecido por los fracasos. Incluso si ustedes no entiende mucho, verán, que continúa. Habrán muchos eventos en los que se preguntarán, ¿cómo es esto posible? Providencia ha trabajado. Sí, mis queridos, predicioneros , irán más lejos en el Calvario hasta el monte Golgotha. Si, cada vez más alto en la santidad. Ustedes no van a parar, seguirán y no se quejarán. El amor les urge.

Y ahora les bendice su querida madre, Reina de las Rosas de Heroldsbach, la Señora de Fátima y la rosa mystica con corazones en llamas y con todo amor. Benditos sean para el futuro con todos los ángeles y los santos en la Trinidad, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Mantenganse fuertes, mis queridos! Yo les guiaré y formaré. Vuestra querida madre nunca les dejará solos. Amén.

Voltar